Un planeta que nos da mucho, pero ¿nosotros qué le damos?

Esta es una pregunta que desde hace mucho tiempo nos hemos hecho Cristina y yo, una realidad que hoy, muchos nos cuestionamos. Nosotros estamos en este camino desde hace más de 11 años, previo al lanzamiento de Pide Rural ya estábamos enfocados en impulsar marcas, campañas y propuestas socio ambientales. Y desde hace muchos años, he tenido la oportunidad de ser consultor de asociaciones que cuidan los mares y que buscan hacer planes de desarrollo urbano en zonas rurales. 

A lo largo del tiempo, me di cuenta de la importancia de nuestro consumo, dejando cosas tan simples como un refresco, agua embotellada; lo típico que nos dicen que es malo para el planeta, tuve la oportunidad de ser parte como empresario y activista de campañas de limpias de playa, pero la pregunta seguía existiendo ¿qué más podemos hacer?

Y hace dos años, después de estudiar un diplomado en responsabilidad social y una maestría en negocios socioambientales, llegó la respuesta, crear un marketplace con causa, pero con una causa muy fuerte, respetando la esencia de “promover el cuidado del medio ambiente”, ¿cómo? logrando crear un catálogo de productos que también cuidan su esencia desde el origen, que tenga un beneficio para la salud de la tierra y además cuestionarnos que no todo lo que brilla es orgánico. Sí, esa es una de las premisas más importantes, pues cuentas marcas, cuentan con sellos, dicen ser de libre pastoreo, etc… y realmente no lo son. 

Es así, como hace ya más de un año, Cristina y yo emprendimos este proyecto que tiene muchas implicaciones y que queremos seguir creciendo, pero no tanto por un resultado financiero, el cual sí debe de ir de la mano, pero para que más personas seamos parte de ese cambio, de esa entrega de salud al planeta.

Hoy quiero invitarlos a cuestionarse sobre cada producto que eligen llevar a su casa, piensen que tan saludable es, no sólo para su familia sino también para el planeta, no dejen de cuestionar de qué tan lejos viene ese producto o qué tan confiables son realmente las certificaciones que tiene, una gallina por ejemplo, que vive en un espacio de 1x1mts es de libre pastoreo, sin embargo, ese no es espacio suficiente para una calidad de vida adecuada para estos animales. Siempre es válido cuestionar e indagar para así estar seguros de que todo lo que consumimos realmente haga bien a nuestro Planeta y a nuestras familias.

Te queremos agradecer que seas parte del círculo de consumo responsable de Pide Rural, pues sin ti esto no sería posible. 


Publicación más antigua

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados